sábado, 31 de diciembre de 2011

¡FELIZ 2012!



La vida es como estas pompas de jabón, bonitas y sutiles; basta una pequeña mota de polvo para romperlas.

Por eso, vive tu vida con arreglo a tus propias concepciones; ten en cuenta a la humanidad, pero no vivas el camino que otros te marquen, si no es el tuyo. 

Sólo dispones de una vida para ti y cuando mueras, basta una generación para olvidarte.

¡Deja tus miedos y vive!


Cuando suene la última campanada...

¡CIERRA TUS OJOS Y BESA LA BOCA QUE AMAS!



 
¡FELIZ 2012!

sábado, 3 de diciembre de 2011

La risa del loco

Mientras se iniciaba la guerra de Irak, se convocó un Certamen de Poesía, el García Lorca de la Huerta de San Vicente. Yo estaba muy sesibilizada con ella y decidí presentarme al concurso. Me dieron el primer premio y hoy me han vuelto a premiar con él porque Belinda Rivera y Pedro Corbacho, me han salido al paso y lo han musicado. Ha quedado genial y mucho mas en la preciosísima voz que tiene Belina. Os lo dejo de recuerdo y me gustaría saber vuestra opinión. Un beso.


                      

La risa del loco hecha canción

Mi poema "La risa del loco", que obtuvo en su día el primer premio de poesía García Lorca/Huerta de San Vidente,  musicado y cantado ahora por belinda rivera,
Un beso

martes, 29 de noviembre de 2011

Entrevista a Eva Velázquez en Radio M.



 Programa Letras y Notas
Radio Albolote

ENTREVISTA
a
Eva Velázquez Valverde
Entrevista guiada por Eva Santamaría.
      

                                     

Octubre 2010

domingo, 27 de noviembre de 2011

sábado, 19 de noviembre de 2011

La música eleva el alma

Es que cuando la buena música suena, el alma se ensancha y a veces, como es ésta, a mí no me cabe en el cuerpo!! Qué grandeza!!! Disfrutadla conmigo.

                             

Cuando veis cosas como ésta, ¿podéis entender que haya guerras? ¿Podéis entender la envidia? ¿la corrupción? ¿el engaño? ¿la traición?Yo no. Sé que la línea de mi vida se cae sola, por puro romántica... imposible, pero creo que ésto es lo que vale: la armonía, el buen humor, el compartir la belleza y las buenas cosas que nos da la vida. Con ésto me quedo yo. ¡Y que haya gente que no les guste la música clásica!

viernes, 18 de noviembre de 2011

¿Suicidio en la prisión de Granada?


Para que os situéis, esto es una contestación (de nuevo) al blog de mi amigo Gregorio. Os dejo el hilo para que sepaís de qué va mi comentario: Agonía en el Presidio, por Gregorio Morales

Gregorio es, entre otras muchas cosas, académico de la Academia de las Buenas Letras de Granada, escritor obviamente y columnista del Diario Ideal, famoso por sus contiendas. jajaja. Un besico, Gregorio. Él sabe que lo admiro y desde el cariño le hago todos mis comentarios. 

Aquí va éste:

Buenas tardes, amigos.


Ante todo quiero dejar constancia que para mí la vida es lo más preciado que tengo después de mi familia, y que el dolor que me causa siempre la noticia de una muerte es grande. Dicho ésto, continúo.

Hasta ahora no he podido entrar para responder a tus palabras, Gregorio, y por alusión, aunque yo no soy funcionaria de prisiones, sí tengo amigos muy cercanos que trabajan en ellas. Por este motivo, de primera mano tengo noticias a las que otros no tienen acceso y por eso mismo, no puedo dejar de contestarte, porque creo que no llevas razón en tu artículo. La crudeza de tu artículo me duele porque en cierta medida he vivido lo que los funcionarios viven dentro, el cuido y el buen talante que tienen para acon ellos. No llevas razón, Gregorio, no al menos en el groso de tu texto. Consiero cuando menos injusto lo que dices sobre el interior de las prisiones, del personal de prisiones, porque al fin y al cabo, ellos son los que las conforman.

Hará 3 ó 4 años fui invitada a hacer en la prisión de Granada un taller de poesía y quedé maravillada de todo lo que pude vivir dentro. El respeto hacia el interno que se vivía entre sus paredes, y también en algunos casos concretos, el cariño. El taller rodó solo y hasta terminamos haciendo un poema común, los presos, una amiga poeta argentina y yo que la acompañaba. Una gozada. Mientras el taller avanzaba los funcionarios estaban vigilando, alerta, pero sosegados, no viví tensión alguna ni en presos ni en personal de la prisión, muy al contrario, era, salvadas las lógicas distancias que separan a unos y a otros, camaradería lo que allí había. Me impactó una sola cosa y es que al preguntar a todos qué era lo que echaban de menos y si volverían a delinquir, uno de ellos, un crío de unos 22 años aprox, me dijo que no volvería a hacer la tontería que hizo y que lo que más echaba de menos era no poder ir a comprar churros los domingos por la mañana. Me emocionó.

Un año más tarde acudí a la misma prisión como actriz con el grupo de teatro que yo trabajaba entonces, representábamos una obra de mi amigo Pepe Moreno, teatro del absurdo, divertidísima y de lenguaje llano, fácilmente entendible por cualquier tipo de público. La experiencia... nefasta. El teatro estaba a tope pero sólo atendían a la función dos de los internos, el resto, hablaban, se tocaban, se besaban, hacían de todo menos atender a los que allí habíamos ido para que disfrutaran un rato. Yo me cogí un cabreo del 15 porque había pedido incluso asuntos propios con tal de llevarles un poco de alegría y me mosqueé al ver que no le interesaba lo más mínimo.

Con ésto no pretendo nada más que trasladarte que la prisión está adaptada tan bien que ya quisieran muchos tenerlo en casa. Las instalaciones son increíbles, tienen talleres bien dotados de todo tipo de materiales sin escatimar lo más mínimo, biblioteca a su disposición... instalaciones que a menudo los presos las usan y valoran. Se les limpia, se les cuida, se les dan talleres de pintura, de poesía, de teatro, terapia... y encima (si no estoy equivocada) por si fuera poco, se les concede un subsidio por desempleo. No me extraña que suceda lo que a veces cuentan, que alguno de los presos que se han pasado media vida entre rejas, no quiera salir porque la vida que les espera afuera es mucho peor de lo que viven dentro. Gregorio, lo que cuentas es de película de miedo, no es la realidad.

Gregorio, dices textualmente:

"¿Qué tipo de cárcel es ésta? Apesta a sombría trena, a cruel garigola de épocas pretéritas. ¿Pueden morir dos presos en circunstancias tan extrañas y que no haya una sola fuerza política que pida explicaciones ni periodistas que colapsen de llamadas la centralita del presidio? Debe de ser el ansia que tenemos los españoles de encarcelar a nuestros semejantes por la más mínima falta. Como comentaba un inhumano lector en la noticia digital de IDEAL: “Así hay dos bocas menos que chupan del bote”.

Te voy a contestar con palabras de un funcionario de prisiones que surgen a raíz de tu comentario. Creo que es justo e interesante ver también esta otra cara de la moneda que son los que están viviendo minuto a minuto su encarcelamiento y sus vidas:

"Ante todo me gustaría decirle, Sr. Morales que ya quisiera cualquier ciudadano "normal", que le prestasen la atención y el cuidado que se le presta a los señores delincuentes dentro de las prisiones.

Por apuntar algo que tal vez ustedes desconozcan... podría decirle que el mantenimiento anual de un preso supera los 40.000 euros, si incluimos la seguridad externa, traslados, etc.... Ya quisieran los ancianos que han trabajado toda su vida, contar con la decima parte, para prestarle alguna asistencia...

Si se mira el despliegue humano... los señores delincuentes, para un numero de aproximado de 1.000 internos como tienen en una prisión media, cuentan con una plantilla de unos 400 funcionarios, mas personal voluntario de distintas ordenes religiosas, ONGs, etc.... que vela por su seguridad y para que se cumplan sus derechos de "pé a pá"; una plantilla sanitaria de unos 30 médicos, A.T.S. o auxiliares, que ya la quisiera para sí el mejor geriátrico. Eso, por no hablar de las concesiones que tienen, tales como salidas diarias a hospital para atenderles cualquier problema que tengan por mínimo que sea -las 24 horas del día y sin listas de espera-. Educadores, monitores de todo tipo: deportivos, informáticos, ocupacionales, psicólogos, sociólogos, juristas... todos ellos a disposición de los señores cacos...

¿Me puede usted decir, Sr. Morales, qué residencia de ancianos o enfermos mentales lo tienen -a menudo asistidos por personas no cualificadas y "sufridos" por la propia familia(hablo desde el cariño y la admiración a estas familias, por eso lo entrecomillo)-?.

Con respecto a la prevención de Suicidios, se cuenta con una normativa muy exigente para evitar riesgos de todo tipo, también con los de suicidio. Para ésto se cuenta con el "Protocolo de Prevención de Suicidios" (P.P.S.) por el que, al mas mínimo indicio que presente el reo, se le añade a este protocolo que, entre otras cosas, obliga a que esté con un seguimiento especial durante las 24 horas del día, y acompañado siempre por otro interno de confianza que colabora voluntariamente en este programa.

Además, podría decirle que el numero de muertes por suicidio en España, es casi el doble que el de muertos por accidentes de circulación ( Accidentes Circulación 2010 -> 1.730 - Muertes por suicidio -> mas de 3.500 y 35.000 intentos ). Lógicamente algunos de estos tienen que producirse en las cárceles que siempre son ante todo un disgusto, un tremendo mal rato, un impacto emocional para los funcionarios que lo vivimos y que somos personas como ellos, con un consiguiente añadido a nivel administrativo y un desembolso importante para la administración, que en la mayoría de los casos debe indemnizar a la familia, teniendo que contemplar indignados cómo a veces se la familia busca la indemnización desesperadamente, sin importarles el fallecido.

Sr. Morales, las formas de quitarse la vida pueden ser muy variadas e imprevisibles, si se puede criticar algo al medio penitenciario, es porque haya sido a través de sobredosis por estupefacientes. Pero también en estos casos, todos los casos que he vivido de cerca, se los han proporcionado la misma familia (que después es tan solícita para recibir las indemnizaciones). ¿Cómo se permite que sea pasada la droga a los internos dentro de la prisión? tal vez por la misma finalidad que se busca en el cumplimiento de las penas que es la reeducación, el que no pierdan el contacto con sus seres queridos y tengan contacto físico a través de las comunicaciones vis-a-vis, íntimas y familiares, pudiendo pasar la droga o pastillas en el ano o vagina. Los escáneres y rayos x, están terminantemente prohibidos por la ley (sólo permitidos en casos muy contados y con una orden judicial previa), así como los cacheos porque atentan contra la "dignidad humana", motivos por los que es muy fácil introducir la droga. En resumen, se trataría de evitar un "mal menor" que sería el riesgo a que introduzcan la droga,(¡ojo! lo pongo entre comillas porque realmente no lo es), a cambio de evitar un "mal mayor", que sería el distanciamiento y desarraigo familiar y social.

Y para finalizar, me gustaría añadir que el que surja este tipo de debates, esta defensa a ultranza de los delincuentes atacando a las personas de orden que los "cuidan", mientras desprecian y olvidan las condiciones de ancianos, enfermos mentales, casos de pobreza extrema... te demuestra la clase de sociedad perturbada, enferma, cretina, podrida, despreciable... entre la que nos movemos."

Estoy de acuerdo con ella totalmente, por eso rubrico yo el texto sin miedo a afirmar la veracidad de su contenido, pues la persona que lo ha escrito es para mí desde hace mil años una de las personas más íntegras, más imparciales y más humanas que he conocido en mi vida.

Desde aquí quiero transmitir mi admiración a todo el personal de prisiones, a la par que mi pesar a la familia de estos presos fallecidos, con la rabia que siempre me da el no haber podido hacer nada por salvarles. Siempre pienso en qué pudo pasar por sus cabezas, por sus corazones para irse sin más de la vida.

Que tengáis un buen día.

¡Feliz finde!

miércoles, 9 de noviembre de 2011

El Centro Artístico de Granada


Mi amigo Gregorio Morales ha insertado un comentario en su blog procedente de su última columna semanal que hace para el Diario Ideal de Granada, y me parece muy interesante, así que os lo pego todo aquí, incluídas las aportaciones que hemos dejado en él un par de personas.

Lo titula:
CENTRO  ARTRÍTICO

«La exposición de Caja Granada convierte al Centro Artístico en Centro Artrítico»

La penosa imagen puesta al frente de una exposición que intenta mostrar "emociones" ("Centro Artístico: Expresión de emociones", 18 de octubre a 11 de diciembre, Centro de Exposiciones de CajaGranada, Acera del Casino 7, Granada)

 
            Hay homenajes que se convierten en rémoras. El que Caja Granada le organiza al Centro Artístico en su sala de la Acera del Casino es uno de ellos. Lo han llamado “Expresión de emociones”, pero el cartel que hace de reclamo exhibe a unos indolentes jubilados en lo que semeja ser un casino de provincias. ¿Dónde están las emociones? Nunca se ha hecho peor justicia a la que fue una de las instituciones pioneras de España.
Dentro es aún peor: nada más penetrar en la sala, una ola de tristeza te embarga. Atufa a rancio. ¡Qué desafortunada exposición! Lo flamante, la luz del descubrimiento, la profundidad de las conciencias, los hallazgos precursores, la fascinante proyección sobre la ciudad, han sido escamoteados por vitrinas atestadas de documentos con nombres más o menos rimbombantes, apolillados legajos con los que neutralizar el vértigo de la creación. ¡Así es como deben de ver el Centro Artístico quienes creen que la excelencia es cultureta y no un estado del espíritu! Quienes son incapaces de vislumbrar ese espíritu en el presente y se agarran como náufragos a los manuales de historia.
Esta es una exposición de covachuela. Una exposición que convierte al Centro Artístico en Centro Artrítico. De ahí la imagen puesta al frente: la tercera edad matando el tiempo. ¡Qué idea tan inexacta de lo que fue aquello! Frente a tanto listín y tantos papeles protocolarios, habría que haber plasmado el hálito que animó a aquellos hombres: la apertura, la lucidez, la singularidad, la osadía y el glamour. Frente a esos ajados lienzos, haber puesto los dibujos de vanguardia, las convocatorias singulares, las fotos efervescentes, los carteles rupturistas. Hay algo de esto, pero en pequeño, como escondido y replegado en las vitrinas. ¡Debería haberse ampliado y sacado fuera! Y todo ello debería haberse situado en el contexto de España, para mostrar hasta qué punto aquellos creadores comandaban el renacimiento cultural patrio. Sin esta referencia, la osadía y la vanguardia quedan solapadas.
Lo mejor, hurtado, para dar una muestra académica y glacial de algo que, en efecto, fue pura emoción. Pero los comisarios, como eruditos a la violeta, la han sacrificado a la honrilla. ¡Qué falta de pasión! Para mostrarla de alguna forma, habría sido necesario, entre otras cosas, recrear el entonces en el ahora, con conferencias, conciertos, recitales, muestras plásticas. En su lugar, nos ofrecen un cadáver. Un cadáver que será pronto enterrado y al que no se podrá recordar siquiera ¡porque no han impreso catálogo! Así que el esfuerzo no servirá ni para dejar una documentación a los estudiosos. Algo baldío. Una perfecta inutilidad. Algo que le da la espoleta definitiva al Centro Artístico, identificado a partir de ahora con un grupo de abuelitos bostezando. La expresión de emociones, transformada en expresión fúnebre. Un entierro en toda regla. Con su larvada tristeza incluida.

GREGORIO MORALES
                                                                                         Diario IDEAL, martes 8 de noviembre, 2011


Tal vez la imagen sea artrítica, pero es la realidad que se nos brinda, la que se vive en Centro Artístico, ¿O no es así, Gregorio?.


Con todo mi cariño a los que lo componen actualmente...

Nosotros lo hemos vivido desde muy cerca. Un Centro falto de vida y cuya actividad se reduce a cuatro mesas con dominó o cartas en manos de los muy jubilados bajo la luz fría de unos tubos fluorescentes y alguna que otra actividad con tintes igual de añejos tan fría como las luces.

¿O es que cuando entra uno en sus dependencias se ve otra cosa que la que nos muestra esta imagen, Gregorio?. Bueno... sí, los sillones de piel han sido sustituidos por sillas de madera. Una pena.

Para mí lo único vivo hoy en día en el Centro Artístico, es el personal que hace que al menos mantenga ese hilo de vida que aún conserva, ese Francis amable y eficiente, y la cordialidad de Carmen, la camarera, siempre atenta a servirte lo mejor que tiene, unido a su sonrisa.

Sí, creo sinceramente que urge una puesta a punto en el Centro Artístico de Granada para no dar esa imagen que tan poco nos gusta, esa que odiamos que tengan de un Centro que en cierto modo nos identifica. Un lugar que debiera ser contenedor cultural, muestra de la cultura granadina, del saber y del buen hacer de escritores, artistas, músicos, la proyección de nosotros mismos que, en mayor o menor medida, la hacemos. Un lugar con instalaciones adecuadas en donde cupieran todas las artes, donde hubieran exposiciones permanentes, periódicas funciones de teatro, conciertos, encuentros con otras culturas y otras gentes, un lugar vivo, con visos de modernidad en sus arterias y con muchas ganas de olvidar pasados y renacer, porque la vida no se detiene y el Centro Artístico está detenido en el tiempo.

Pero para cambiar algo, Gregorio, lo primero que hay que hacer es reconocer que no es lo que queremos ser, y querer cambiarla, aceptar el hecho como ha de aceptar un alcohólico que lo es para curarse, si no es así, el cambio nunca llega.
Sí, una pena.
Eva Velázquez Valverde
(escritora)



 MarianGardi dijo...





Gregorio con tu pluma afilada haces operaciones de cirugía estética a la carta.
Me gusta leer tus crudas verdades.
Estos artríticos paisajes también fueron joviales.
Aunque no son los mas representativos cuando uno quiere mostrar emociones, es verdad!! Si acaso fuera sabiduría ya hablaríamos de otra forma.
Un abrazo jovial Gregorio








 Eva,excelentes palabras y mejor visión. ¡Sería tan hermosa una resurrección del Centro Artístico! Pero por poco nos dejamos la vida ¿o no? ¡Menos mal que hemos salido vivos y coleando del intento!
8 de noviembre de 2011 22:14






Gracias, Marian, por estar de nuevo ahí. ¿Fueron joviales? ¿Tú crees que la jovialidad se pierde con la edad? Cuna y figura hasta la sepultura. Quien es rebelde o rupturista lo es siempre. En cuanto a que la vejez sea sabia, ¿de verdad lo crees? Eso sí, hay algunos sabios. ¡Pero son tan pocos! ¿No piensas que si hubiera al menos uno en el Centro Artístico éste sería otra cosa? Pues un sabio vale por mil artistas. O por todos.




Anónimo dijo...




          EL recién y brillantemente llamado por usted Centro Artrítico, y que estoy totalmente de      acuerdo pues viene siendo durante muchos años un Centro anti- cultural, de cultura y proyectos culturales no quieren saber nada de nada su directiva y socios salvando algunas grandes distancias, solo se sirven de su historia para figurar con algún cargo por prestigio histórico pero poco de trabajo actual después daré unas de las claves de porque su desidia e interés anti- cultural.

Hay que saber e informar, que no hace mucho tiempo las ultimas posturas de la directiva del Centro aburrieron y quemaron por su indiferencia y decisiones caprichosas, al único Artista Plástico que mantenía alguna actividad cultural en el Artístrico Centro, con sus clases de Pintura y la organización esporádica de algunos eventos realizados por el mismo, con mucho trabajo y a pesar de las trabas y decisiones caprichosas
que recibía de la dirección de los Artríticos y por descontado siempre (sin coste para el Centro). Pregúntele a este Artista.
Claro que para gloria de sus dirigentes y socios las actividades culturales molestan, todo lo que no sea tikar diariamente en su gran actividad y en el maravilloso y céntrico piso de Puerta Real, no vale, para eso pagan sus cuotas y pagan sus cuotas para fomentar y alimentar su gran actividad y afición el domino, cartas o leer el periódico gratis.
No quieren saber nada de nada de actividades culturales, pues molestan para sus fines, el pasotismo ante lo que se les ofrecen así lo manifiesta, me alegro que usted allá salido vivo y coleando en su altruismo intento de darle cuerda al reloj del Centro Artístico, aunque con el fortín que tienen no les interesaba cambiar nada.
Pues las actividades culturales atraen visitas al Centro Artístico, y eso no gusta, pues los ven practicando sus deportes de mesa desde la mañana a la noche, si se hace algo cultural tiene que ser para mantener las apariencias, por supuesto las apariencias tienen que ser financiadas por los artistas que quieran exponer su obra, por los escritores que quieran presentar sus libros o realizar alguna actividad cultura mientras mas trabas ,barreras impedimentos, inconvenientes mejor, esta es la realidad actual del Centro Artístico de Granada para su gloria y la del Ayuntamiento.
Un local situado inmejorablemente propiedad del Ayuntamiento de Granada cedido al Centro Artístico, que se presume que es para actividades culturales y solo se juega a domino, cartas y lugar de escondite y estancia para algunos, donde pasar los largos días fuera de su casa como sustituto al centro de DIA de mayores pero la diferencia es que el Centro es de elite, con la orden de que el que quiera realizar cualquier actividad cultural tiene que pasar por taquilla, y no molestar a los jugadores y por supuesto si quiere organizar algún evento ahí que pasar antes por el filtro y la aprobación de los grandes expertos en cultura que dirigen el Centro para su gloria, repito esta es la realidad actual del Centro Artístico de Granada.
Ante este panorama cual seria la sorpresa la organización de esta exposición por Caja Granada y el Ayuntamiento de Granada alguna decisión, circunstancia o justificación oculta o todas en conjunto, de los pensantes actuales que no se justifica esta exposición ni con el nombre ni con el aniversario del Centro, pues los dos son los únicos propietarios de todo el legado y patrimonio físico del antiguo Centro Artístico que había sido referente de la cultura durante mas de un siglo en Granada, Andalucía y España y mecenas de muchos artistas, músicos y literatos del siglo pasado, pero no hay luz ni claridad de intenciones ni sentido común y si mucho ocultismo e intereses ocultos en mantener en el actual Centro Artístico que hace muchos años se ha transformado en Centro de DIA para Mayores marcando la diferencia pues ellos son de ELITE. Y los que se acercan e intentan darle cuerda al reloj no les interesan








Jajaja. ¡Es verdad, Gregorio, jajaja, menos mal! ¡A nosotros no hay quien nos tumbe!

Pero no me digas que no hubiera sido fantástico hacer lo que teníamos pensado, el poder rescatar para Granada el auténtico espíritu de lo que realmente debiera ser El Centro Artístico. ¿A que sí?

Yo creo que si nos hubieran dejado, lo hubiéramos logrado, no me cabe la menor duda. Yo estaba dispuesta a dejarme la piel en ello, desde luego, y sé que tú también, lo sé muy bien.

Yo hubiera empezado actualizando el logo que me parece que le faltan... (no lo voy a decir porque me pueden crucificar! jajaja), pero... como dice mi amigo Sura... ¡ya tú saaabes!

Bueno, da igual, volvamos la cara y sigamos nuestro camino porque cuando se tienen armas, ideas y sobre todo ilusiones y capacidad de trabajo para haber hecho el cambio y que la luz volviera a lucir, y ves que no interesa lo más mínimo... mejor mirar para otro lado y no sufrir viéndole seguir como siempre, que siga como va. Nosotros al menos lo hemos intentado sin pedir nada a cambio, sólo por amor al arte, y nunca mejor dicho, así que podemos tener la conciencia tranquila aunque nos rayeren las tripas en su momento y nos dé mucha pena de verle agonizar sin remedio. Pero, Gregorio, si un padre no lucha por salvar a su hijo enfermo de muerte, ¿quién va a poder hacerlo?. Mejor cerrar los ojos y seguir andando.

Yo tampoco estoy de acuerdo en que la sapiencia te viene con la edad. Con la edad te vienen otras muchas cosas como la falta de pudor o el silencio. Se agudiza el rigor, aumenta el dolor, la lealtad, el amor, la ética, el arrojo, la palabra justa, la serenidad, los paseos por el mar, el respeto y la valentía -si es que alguna vez en la vida se ha gozado de estas cosas-, y también esa picardía que conlleva la experiencia, pero ¿y quién no ha vivido, quien no tiene experiencia?. ¡Terror!. Creo que no hay nada peor que andar junto a un adulto sin experiencia, pues por ende se le atribuye (como el valor en la guerra se le sobreentiende), te confías... y al final acabas como Telma y Luise, en el barranco sin remisión.

Decía Rosales que "el niño no sabe que vive mientras juega". Yo creo que el sabio es consciente de cada uno de los latidos que le mantienen vivo, sabe que vive y sabe que juega, sabe las reglas del juego e invita a jugar con ellas sin trampas ni miserias, a pecho descubierto, como tiene que ser, porque no tiene miedo. Sabe en qué manga poner su as para dejar ko al adversario, pero no lo usa, no tiene que usarlo porque sabe que lo malo va con forma boomerand y siempre vuelve a las manos del que lo lanza. A él le basta su mirada limpia, una canción de cuna, un amigo, su último libro, sus recuerdos y su sonrisa para ir por el mundo sin esperar nada a cambio. Eso es ser sabio, lo viejo es otra cosa.

Felices sueños.

Eva Velázquez
/escritora/







Estoy releyendo mi escrito y pido disculpas, puse boomerand en lugar de boomerang. Disculpad la errata.
10 de noviembre de 2011 00:07


martes, 25 de octubre de 2011

Así es la vida

 

Hace tiempo que intento hacer algo que merezca la pena y pasan los años... al final, concluyo pensando qué es eso que realmente puede tener la consideración de "merece la pena" para mí. Dicen los Panchos en una de sus canciones: "... Misión cumplida. He plantado un árbol, he procreado un hijo y algo tengo escrito que no borrarán. Misión cumplida. Misión cumplida, Satisfecho en la vida de haber amado tanto, me voy y nada más"

Suena bien, pero ¿qué es lo que cada uno de nosotros necesita para poder concluir con una sonrisa, un henchido de pecho y un.. ¡Misión cumplida!?. ¿Qué es lo que cada uno de nosotros, queridos amigos internautas, consideramos que debemos tener para sentirnos plenos y reconocidos por nosotros mismos?

El pensamiento permanece mientras la música va guiando mis pensamientos. Surge Luz Casal. Pasa la vida, nos hacemos adultos; nuestras sienes se cubren de gris y los que nos miran nos ven mayores (a veces nosotros también nos vemos de esa manera si nos habla el espejo), pero muchas otras veces nos miramos en él y no nos vemos. Para encontrar la niña que fui, miro hacia atrás y busco entre mis recuerdos  y es entonces cuando todo lo que nos rodea se nos antoja ajeno a nosotros mismos, a lo que somos, a lo que fuimos; y es en ese justo momento cuando observo que he vivido mejor de lo que quise y peor de lo que soñé. He vivido aplastando el tiempo en un pitillo; sacando diez años de un segundo para disfrutar cada minuto; he conocido el abrazo de un amigo que en algún momento osó decirme: Si a partir de mañana decidieras vivir una vida tranquila y dejaras de ser soñadora para ser un sujeto más serio, todo el mundo mañana te podría decir: "se agotaron tus pilas, te has quedado sin luz, ya no tienes valor, se acabó tu misterio".

Viví el dolor de otros muchos que no lo eran. He tenido la dicha de contestar: ¡Ha sido niña! y sentir la absoluta felicidad de ser madre; he viajado; he escrito; he soñado mil amores que demostraron ser un sueño y también ese amor rotundo que jamás dejará de serlo.


 He ganado mil vidas y perdido novecientas noventa y nueve, pero el balance sigue siendo perfecto.

Termino con Mercedes Sosa dando Gracias a Dios y a la vida por las simples cosas y por mi propia vida.

La Reja


     
      Hubo una vez un niño que tenía muy mal genio. Su padre le regaló una caja de clavos y le dijo que cada vez que perdiera el control tenía que clavar un clavo en la parte trasera de la reja.

      El primer día el niño había clavado 37 clavos, acabó totalmente agotado.

      Durante las próximas semanas, como había aprendido a controlar su rabia, la cantidad de clavos comenzó a desminuir diariamente. Descubrió que eras más fácil controlar su temperamento que clavar los clavos en la reja.

       Finalmente llegó el día en que el niño no perdió los estribos. Se Lo contó a su padre y éste le sugirió que por cada día que pudiera controlarse sacara un clavo.

       Los días transcurrieron y el niño finalmente le pudo contar a su padre que había sacado todos los clavos. El padre, al oírlo, tomó a su hijo de la mano, lo llevó hasta la reja y le dijo: "Haz hecho bien, hijo mio, pero mira los hoyos en la reja. La reja nunca volverá a ser la misma. Cuando dices cosas con rabia, dejan una cicatriz igual que ésta. Le puedes clavar un cuchillo a un hombre y luego sacárselo. Pero no importa cuántas veces le pidas perdón, la herida siempre seguirá ahí". Una herida verbal es tan dañina como una física.
Recuerda que los amigos son joyas muy escasas. Te hacen reir y alentarte para que progreses; te prestan un oído, comparten palabras de aprecio y siempre quieren abrirnos su corazón.


PERDÓNAME, POR FAVOR, SI ALGUNA VEZ HE DEJADO UN "AGUJERO" EN TU REJA






domingo, 23 de octubre de 2011

Nunca después de la muerte

Me pide mi amiga Sonia que le ponga aquí uno de mis relatos, "Nunca después de la muerte". Fue Primer premio de Relato Corto del Certamen Nacional de Facultad de Farmacia, Universidad de Granada, 2004 y publicado en la Revista Extramuros en 2006. Os lo dejo de recuerdo. Espero que os guste.

NUNCA DESPUÉS DE LA MUERTE
_______________________
Eva María Velázquez Valverde


Estresada y abatida atravieso el inmenso quicio de un pasillo incierto que me espera. Mi joven figura, escondida bajo un ridículo uniforme, me hace no pasar desapercibida. Ahora, el tiempo late con incesante anhelo y yo, en vano, intento arrancarle cada segundo de su estúpido derroche.

Plena de esperanza dejo atrás mi andar cansado. Me detengo frente a decenas de personas que impávidas, agolpadas, esperan la llegada de un ascensor sombrío, lento, maloliente, que hace de puente entre el dolor y la vida. En medio, unos pisos de esperanza. Observo y alzo el vuelo a una escalera que me engulle e intento salvar cuatro pisos hacia una habitación que, paciente, espera mi llegada. Cada peldaño, parece haber crecido desde ayer. Debo dejar de fumar. Sí, mañana dejaré de fumar – me repito una y otra vez.

Un letrero me informa y me detiene: Segunda planta. Sin excusa, apoyo mi mano en la baranda y me detengo para recobrar el aliento. Al reiniciar mi ascenso, tropiezo con la afligida sonrisa de una bella anciana. Buenos días, Doña María. ¿Todo bien? Todo igual, hija. Mi marido ha pasado mala noche, en cambio, tu padre ha dormido varias horas de un tirón. Hace un ratito que se fue tu madre a descansar y he aprovechado que duerme mi Eduardo para salir a tomar algo calentito. ¡Ay! ¡Si Dios me hubiera dado una hija..., otro gallo me cantaría! Vaya, Doña María. Váyase tranquila que ya me ocupo yo de vigilarles hasta que usted vuelva. Muchas gracias, prenda. Dios te lo pague.

Tirando a golpes de sus piernas, desaparece.

Intento aminorar mi marcha. Ahora sé que papá está mejor y eso es lo que importa. Sin embargo no consigo acortar mis pasos. Ha sido una jornada intensa, pero mi corazón no entiende de cansancio. Mi ansia por verle aumenta. Algo me avisa de que el tiempo a su lado será corto y quiero aprovechar cada instante que me queda. Tiempo. Necesito sólo un poco de tiempo más para remediar el desacierto. Una lucha interna se me cuece desde lejos. Una dura lucha por no mostrar mis sentimientos. Tanta vida compartida, tanto agradecimiento y tanto escondido adentro.

Mis pensamientos rastrean los recuerdos de mi mente. Preguntas que yo misma me contesto aunque no siempre me gusta la respuesta. Un buen marido. Sí, tan bueno que pasé años enteros preguntándome qué lugar ocupaban los hijos en su vida, si realmente nos quería. Fueron años difíciles de absurda incomprensión que jamás le perdoné. Riñas y más riñas. Difícil papel el de primogénita. Yo intentaba dar a mis hermanos el cariño que nos faltaba, olvidando que yo aun era una niña. La empatía nunca fue su mayor virtud y lo odiaba por ello. Era tan difícil llegar a él.

Han pasado los años y ahora sólo importa que él, con su eterna juventud, se está muriendo; que cada uno es como es, que toda actuación tiene un ayer que provoca la actuación irremediable y que no siempre es la acertada. Papá también tuvo la suya. Esa era justamente la clave para poder entender a mi padre. Mis monjas decían: “cuando hay amor, hay perdón”. Es cierto, aunque nunca supe muy bien por qué. Hoy no me lo cuestiono, quizá porque ahora soy madre y los ojos se abren a unos horizontes distintos, plenos, capaces de abarcar todo un mundo que antes permaneció eternamente oculto. Lo he sabido precisamente hoy, cuando siento que se me va el más vital de mis pilares. ¿Dónde quedaron las riñas y los reproches? ¿Dónde las insatisfacciones de un pasado? Tan sólo virtudes golpean mi estúpida mente. Leal, honesto, infatigable, amigo de sus grandes amigos. Alegre, cariñoso, sincero, hogareño y celoso de sus propiedades, entre las cuales nos encontramos todos, y sobre todos, mi madre. No puedo contener mis lágrimas y sigo subiendo.

Dicen que cuando te mueres ves pasar tu vida en tan sólo un instante. Yo no estoy muerta e igualmente viene a mi mente. Yo no me muero. O tal vez sea que también me estoy muriendo. Cuando éramos pequeños, nos mirábamos y reíamos escondidos, los hermanos, al verle llamar a mi abuela de usted con un respeto exacerbado. Ignorábamos que era la guerra civil la que hablaba por su boca. Presumía diciendo: ‘tu abuelo –se refería a su padre–, fue condecorado en repetidas ocasiones, debéis saber que obtuvo la “medalla al valor” y fue nombrado héroe de guerra en la contienda cubana’. Aquello debía de ser muy importante por lo serio que se ponía, pero nosotros no entendíamos muy bien lo que decía. ¿Cómo entender si ni siquiera sabíamos el significado de contienda? Al crecer supe a lo que se refería, mas pensé que eran fantasías suyas. El tiempo me quitó la razón. Realmente era cierto. Después de investigar, conocí la historia real de mi abuelo condecorado y me fascinó. A vuelta de Cuba, ya mermada su salud por la huella de aquella guerra en la que para sobrevivir debían de beber orín de los caballos para no morir de sed, mi abuelo contrajo matrimonio con la que fuera su gran amor, Ana, una preciosa joven de 16 años. Ocho hijos fueron el fruto de su pasión, aunque sólo seis sobrevivieron a los desastres de nuestra guerra civil. Mi padre era el menor.

El abuelo falleció cuando papá tenía tan sólo 3 años de edad y la abuela, entrada la posguerra, creyó imprescindible encerrarlo entre faldones negros de los Padres Jesuitas para que no sufrir las desgracias de su tiempo. Aquellos sacerdotes lograron imprimir en él la exquisitez de su comportamiento. Pero no, Dios no quiso que tomara los hábitos y abandonó la sotana antes de que fuese demasiado tarde. Ahora lo recuerdo contándonos aquellas historias que eran suyas: cómo se subían las sotanas para correr detrás de la niñas o se escondían en un portal para fumar cualquier cigarrillo prestado. Mis hermanos y yo le escuchábamos atónitos, porque también nosotros estábamos siendo educados entre las paredes de un convento. Tras su internado, papá volvió a casa cambiando rezos, libros, urbanidad y misales, por un revuelo de faldas que, entre risas y más risas, tejieron su juventud en el taller de costura de mis tías, Amor y Esperanza.

Creo que su decisión no fue acertada. Siendo joven, muy joven, tras engaños y promesas, se hizo cargo del negocio que montaron dos de sus hermanos mayores: una fábrica de caramelos y otra de carne de membrillo. Una empresa en la que su alma se hizo vieja a golpes de desilusiones y falsas esperanzas. ¿Su verdadera ilusión?: ser pintor impresionista. Era admirable su capacidad para arrancar de un simple trazo todo un mundo de belleza. ¿Su pasión?: la música clásica y caminar por las preciosas sendas de Sierra Nevada ¿Su sueño?: vivir y morir cogido de la mano de mi madre. ¿Su realidad?: una cruda realidad que le amargaba... dispensar lo fabricado en la pequeña tienda que, gracias a sus manos, se hizo grande, muy grande y con la que todo el mundo se hizo rico, excepto él que trabajaba. Así vio, día a día, hacer fortuna a sus hermanos mientras que en mi casa, hubo que necesitar la ayuda de mi madre para salir adelante. Su desgraciada infancia y, más tarde, su desafortunado andar, le marcó un carácter de persona desconfiada, frustrada, incapacitándole de por vida para disfrutar de los buenos momentos compartidos, de tantas personas que le queremos, de tantos “te quiero “ que quedaron en el camino, aunque no en el olvido. De súbito me vienen instantes en los que intenté decírselo, esos mismos momentos que mis palabras quedaron dentro.

Por fin llego al final de mi travesía. Enfilo el largo pasillo atormentada por la idea de la muerte. Mientras recorro el interminable túnel aséptico, mi memoria camina por momentos entrañables en compañía de aquellos que siento míos. Sones de música que huelen a juventud y deseo. Sensaciones envueltas en un halo de añoranza, risas infantiles que hoy son universitarias. Llantos por ausentes pisadas en aquellos días y que hoy llenan toda mi vida. Humo escondido. Inocentes juegos callejeros huyendo de la mirada de cualquier vecina, chivata de aburrida. Tantas y tantas cosas... que ayer fueron ilusión y hoy no son más que recuerdo en el olvido.

Absorta en mi memoria continúo mi camino apenas sin percibir que existe todo un mundo indeleble, penosamente perceptible, que me acordona; un ente inquisidor de fantasías.

Un maldito choque fortuito me hace salir del éxtasis. Disculpe –musito. No hay de qué –me responde una voz dificultosamente sonora.

Con tristeza compruebo cómo el hospital engulle a todo aquel que se le acerca. Nos vuelve zombis en el centro de la vida y, sin apenas darnos cuenta, nos convierte en juguetes del destino, ajenos a nosotros mismos.

Final del trayecto. Frente a frente, la habitación de papá. Paralizada detengo mis pasos un momento más, apenas un instante. Compruebo su estado tras el cristal antes de entrar. Duerme. Con mucho cuidado para no interrumpir su sueño, entro en la habitación. Saludo a su compañero con mi mano y la mejor de mis sonrisas. Como si él también estuviera de visita, como si, a pesar de todo, el mundo esperase su regreso. Él sí está despierto. Me sitúo a los pies de papá para observarle. Su rostro ya no es el mismo, sus duras facciones de deportista han desaparecido para dar paso a unos rasgos frágiles que traslucen su dolor, impotencia y desazón. Su piel se esfumó y ahora era la de otro. En su lugar queda un cuerpo aceitunado, triste, tan inútil como mis ansias de verle sano. Nada es lo mismo excepto su precioso cabello negro contrastando impactante con su cuidada e intacta dentadura. Blancura dando paso a su sonrisa. Y recordé las bromas con mi madre, extraños gestos para que ella se riera. Siempre lo conseguía. Y les vi en casa, mirando la televisión cogidos de la mano, gastando sus eternas bromas: Gorda, ¿a que soy guapo? Mi madre, enamorada, repetía: Estás loco. Cuarenta años unidos. Cuarenta años y, en mí, una sola pregunta. Cómo sobrevivir al desastre del amor. Mi matrimonio tan sólo duró un suspiro y, tras él, una continua vida de agonía. A pesar de todo, sigue siendo un hombre guapo – pensé. Voces, risas, imágenes, olores, sensaciones, recuerdos..., momentos que no han de volver. Cierro los ojos y me revelo.

Inmersa en mis pensamientos, noto que su mano comienza a moverse, la tomo entre las mías y la acaricio con todo el amor que jamás supe mostrarle. Su mano tampoco es la misma, sigue siendo bonita, pero ahora es delgada y ha perdido su sello de fuerza. Al notar mi caricia despierta de su sueño. Me mira lentamente y me sonríe. ¿Ya estás aquí? ¿Ya has terminado tu trabajo? ¿Y la chica? –se refiere a mi hija, su única nieta–. La chica está bien, papá. Pregunta mucho por ti y te manda miles de besos. Quiere que vuelvas pronto porque te echa mucho de menos. ¡Qué bonica es! –dice con nostalgia.

Las mismas preguntas... las mismas respuestas. Él aprieta mi mano, yo beso su frente. Él sonríe. Yo también lo hago... mientras lloro por dentro. Tal vez, él también lo esté haciendo. Siempre igual. Un día y otro día. ¿Mamá se ha ido? Sí, acaba de marcharse a descansar un rato, pero volverá enseguida. Se queda pensativo. Tiene miedo a estar sin ella. Cuando ahora los veo tan tristes... Ellos, que siempre fueron la estampa real de la felicidad y la alegría, me deshago.

La enfermera entra para traerles el almuerzo. Apoyo su mano en mi brazo para ayudarle a incorporarse. A duras penas logro acercarlo hasta el asiento. Una vez allí, despacio y con todo mi amor en la cuchara, le ayudo a introducir cada sorbo de sopa en su boca. Muero de pena al saber que se va y no puedo hacerle llegar el ‘te quiero’ que, implacable, callo sin remedio. Sólo dos palabras para que comprenda que no pasa nada, que yo estoy allí para cuidarle, que siempre lo he querido y que, yo, también he tenido la carencia de su “te quiero” en mi vida. Y.... que tal vez algún día sea tarde, porque nunca después de la muerte se puede decir ‘te quiero’. Convencerlo de que todo ha valido la pena y de que el vacío se llena tan sólo con su nombre. ¿Papá, ¿te encuentras mejor? ¿Quieres que te ayude a sentarte un ratito en el sillón? Gracias hija, no sé ya dónde ponerme. Me duele todo.

Una vez sentado, me agacho, le beso la mano y nuestros ojos se funden por un segundo. Era una mirada de agradecimiento, de ‘todo ha valido la pena’, y de... ‘no sé por cuánto tiempo’. Supe entonces que había llegado la hora, que tal vez la vida no me brindara otra ocasión y que, efectivamente, nunca después de la muerte se puede oír un ‘te quiero’. Acaricio de nuevo su mano, respiro y le digo: ¿Papá, ¿sabes que te quiero? Él me mira fijamente, cierra sus ojos, sonríe, los abre de nuevo envueltos en lágrimas y, al fin, contesta: Lo sé hija. Yo también te quiero.

Devolví la sonrisa, lo abracé y asido a mi mano se quedó dormido en el silencio.

viernes, 21 de octubre de 2011

Si compras unas bragas, te regalo un libro.




Acaba de enviarme mi hermano esta foto. Ya la había visto hace más de un año y había escrito sobre lo que pienso al respecto en el otro blog que había abierto hace tiempo. Como mi hermano no lo ha leído e imagino que muchos de vosotros tampoco, quiero compartirlo de nuevo en este espacio nuevo.

SI ME COMPRAS UNAS BRAGAS, TE REGALO UN LIBRO

Anoche fue una noche sin sueños."Espercojaica" (como dicen en mi tierra) después de una buena ducha al compás de un Requien de Fauré, tomé mi portátil para ver mi realidad virtual.

Allí estaba, en mi pantalla, impúdico; entró sin avisar y sin anestesia previa...


Y yo me pregunto:  ¿Qué ha podido provocar este cataclismo? ¿Cómo hemos podido llegar hasta límites tan insospechados, tan absurdos?

Cómprame 3 bragas y te regalo un libro.

¿Quién es el culpable del fondo de este indignante cartel?

¿El vendedor ambulante?  Digamos que no.

Obviamente estas personas, unos porque no se les ha dado la oportunidad, y otros porque no la supieron aprovechar cuando les tocó, carecen de formación y de información y no podemos culparlos.

A unos desgraciadamente no tuvieron opción, su falta de cultura les vino de cuna porque se les negó hasta la escolarización; otros en cambio optaron por dar la espalda a todo lo que se les ofrecía y prefirieron el saber de la calle, el de la selva, el de la supervivencia. Por eso, yo no quiero culpar al señor del puesto, pues creo que su falta de preparación les impide ver el alcance del contenido de su propio cartel.

Esta es la viva señal de un problema que es nuestro, de todos, que está en la calle y que nadie que tenga en sus manos el cambio está dispuesto a hacerlo.

Así pues, una Eva, la Eva buena, la empática, la transigente, me dice... pasemos página (sin acritud). Pero de repente sale al paso como una bala la otra Eva, la escritora, la revolucionaria, la intransigente, la insumisa, la amante de la cultura por encima de las normas y de la propia vida, y grita. Grita porque sabe que para intentar ser feliz sólo cabe un hecho: el ser consecuente con tus ideas, con tu línea de pensamiento, de ética, y el llevar a cabo esa tarea sólo tiene un nombre: Libertad de pensamiento y es ésta la única que te hace sentirte realmente un hombre libre, porque sabes que es lo único que jamás nadie podrá arrebatarte. Por eso te hace grande e invendible,  muy peligroso. Decía Neruda: "Podrán cortar las flores, pero no podrán detener la primavera".

Los "de arriba" lo saben, son conscientes que a esta capacidad de saber lo que quieres y poder llegar a trazar tu propia línea, y defenderla con uñas y dientes, sólo se llega a través de EL CONOCIMIENTO. Es preciso saber para poder luchar, saber de la vida y de las gentes, pero sobre todo es imprescindible saber quién eres, a dónde vas y qué quieres para tu vida. A través de los libros conoces otros mundos, otros pareceres, otras vidas, otros sentimientos, es cierto. Sin apenas darte cuenta, dejas tu piel para adentrarte en otra y vivirla con la misma intensidad que te la cuentan; pero sobre todo, te encuentras a tí mismo a través de otras caras, otras culturas, otros tiempos, otras historias que a menudo acaba siendo tu propia historia.

Esta foto me llena de tristeza y me hace vivir lo ya vivido en esta ciudad que tanto amo, de retrotraernos en el tiempo y revivir la quema de libros en Plaza Bib-Rambla, allá en el antiguo Reino de Granada a manos del Cardenal Cisneros, la persecución constante que desde el Binomio absoluto Estado-Iglesia ha habido tantos años al "saber" y a la "conciencia".

Nunca interesó y sigue sin hacerse el que·la "plebe",  esa clase más baja que no son nobles, eclesiásticos o militares sea gente "leída"  porque, si llegara a serlo, daría demasiados dolores de cabeza: exigiría ser "entendido" y eso no interesa, sobre todo porque a ellos, a los de arriba, a menudo les faltan muchas horas de "lectura" para poder "entender" que pasa fuera de ellos mismos. Porque para contestar una pregunta hay que conocer las respuestas, y nuestras preguntas jamás encontrarán respuestas.

Al pueblo llano, sobre todo cuando hay problemas y la economía está anclada al centro de la tierra, hay que tenerlo entretenido con cosas como es el fútbol, aborregarlos, vestirlos a todos del mismo color, en mi Granada de rojo y blanco, y darles una banderita, un tambor o una trompeta y que griten todo lo que no gritan por lo que les hacen vivir en sus tristes vidas.

Cada domingo que tengo que ver ésto me subo por las paredes.

Ahora la cultura vale menos que unas bragas de euro. Sí señor, esa es la línea, como diría mi sobrino Sergio.

Definitivamente el mundo está loco.

¿Dónde está el valor del trabajo bien hecho y el de la dignidad humana?
¿A dónde llevamos la cultura? ¿A dónde?.
Como decía Forges en una de sus viñetas… ¿Voy o vengo?
¿Me lo puede decir alguien?

¡País!

(Perdónalos Señor, porque no saben lo que hacen)


domingo, 19 de junio de 2011

Agradecimientos


Quiero agradecer desde aquí a todos los que colaboraron en el montaje y realización del Centenario de la IT su trabajo y su cariño puesto para que todo saliera en su momento y de la manera tan profesional y bonita en que salió; y por supuesto a la Institución Teresiana por confiar en mí en un momento tan importante para ellas.

Acabamos con lleno absoluto y todo el teatro en pié y eso sólo se logra con la ilusión y el trabajo en equipo.

Gracias Belén Maria Belen Lopez Navarro(Soprano), María Pilar Redondo Pacheco (actriz), Carolina Murcia y Fran Valenzuela (Presentadores), Belinda Rivera, Pedro Sánchez y Antonio Muñoz Molina (Grupo flamenco); Ana Picazo, Ana Soler, Mercedes Spínola, Nieves Arias Gijón (bailarinas del Conservatorio Profesional de Danza Reina Sofía), a Coro Asa Branca (Directora Inma Ramos), al grupo de percusión Roods África (director Mara); a la orquesta del IES Padre Manjón (Directora María Cabello), a Marisol Espadafor (Ayudante de realización), los dos Alex (Técnicos de sonido) y a esa fantástica tramoya, los hermanos fernández (Jorge, Pilar, Carmen y Sonia novia de Jorge), que permitió que todo estuviera listo en su momento, gracias por todo chicos.
Y mi agradecimiento más profundo a la Institución Teresiana por poner en mis manos algo tan relevante. Gracias Amor Ocaña, Mariana (disculpa, soy un desastre a veces para los nombres y no recuerdo tu apellido en este momento), Herminia Huertas Morales] (me alegró poder verte buena entre nosotros), Elena Cenit, Elia Fleta (aunque no pudimos compartir escenario, fue un placer conocerte)... Gracias a todas, espero que éste sea el primero de muchos encuentros porque ha sido un placer conocer vuestra Institución, para mí y para mucha gente que me rodea ha sido un hallazgo que pensamos conservar.

Un beso a todos.
Eva

domingo, 12 de junio de 2011

Centenario de la IT en Granada



¡Alguna vez os ha pasado que de repente algo que nunca os hubiera pasado por la cabeza lo tenéis ante vuestros ojos y, aún viéndolo u oyéndolo, no podéis creerlo?

Estoy segura que sí. Pues eso me pasó a mí con la IT.

Un día recibo una llamada que me convoca a una reunión. Aunque soy muy formal, el tema de la puntualidad lo llevo fatal porque en el momento de salir siempre surge algo que me retrasa los encuentros y ya voy atacá, pero ese día Murphy tomó vacaciones y estuve a la hora en punto. Me pedían organizar todo un Centenario. ¡Dios mío!. Su propuesta de entrada me halagó pues un evento de ese calibre se pone en manos de alguien en el que confías realmente y me lo estaban encargando a mí. Mis oídos estaban más abiertos que nunca porque lo que me encargaban era casi un imposible, yo no podía organizar algo de una Institución que desconozco absolutamente, además por prescripción médica yo no podía en estos momentos de mi vida, pero obvié todo esto, callé y seguí oyendo.

Mariana, Amor, Elia y Pilar me hablaban de alguien que había creado una Institución creada por un sacerdote en la que la mujer era su primer objetivo, y me sorprendió. Ya es raro, pensé sin decir nada. Pero siguieron hablando de que la base de esta Institución era la lucha por culturizar a la mujer para luchar en un mundo en que no se la tenía en cuenta con el único objeto de hacerla libre por medio de su formación y con una base de fe, de la fe de los primeros cristianos con el único objeto de hacerla libre. ¡No me lo podía creer! Hace tantos años… luchar por la libertad de pensamiento a través de la cultura con una base religiosa, no de ñoñería, sino de fe auténtica… y ¡enfocado a la mujer!. Me encantó y se me escapó una expresión que hizo reír a todas: ¡Dios mío!. ¡Porqué yo no soy Teresiana!

Mi segundo asombro fue saber que no eran monjas, sino seglares, una institución seglar muy alejada de los conventos y que viven como nosotros, entre nosotros, dedicadas en su mayoría por entero a la formación integral del individuo y a la docencia.

Otro de los hallazgos fue el conocer que se idea en las cuevas de Guadix, Granada y que estaba extendida por todo el mundo y que no sólo estaba compuesta por mujeres, sino por hombres, por matrimonios… y todos luchando por el ideal común que también guía desde hace muchos años mi vida, por la cultura y el compromiso social ¡Sí Señor! Toda una sorpresa.

La reunión fue muy fructífera y salí con un montón de libros en una bolsa de papel para poder ilustrarme y poder abordar mi cometido.

El reto era grande y me asustaba hasta el abrir cualquiera de aquellas páginas. Pasé 3 días mirando las portadas pensando en qué hacer con ello y agobiada por haber aceptado el encargo porque no me sentía preparada. Pero bueno, yo soy mujer de retos y este era uno más, así que me dije: Eva… a por él. A partir de entonces me convertí en una esponja tragando inconteniblemente todo lo que “oliera” a la Institución Teresiana, a su fondo, a su filosofía, a de la vida de su creador el padre Poveda, a su sucesora, Josefa Segovia, a su “obra cultural, ongs y académica”, etc. Después vinieron más reuniones y decenas de emails. Por fin, después de más de un mes, me había venido la musa y tenía algo de luz. Me pareció tan interesante que me resultó muy fácil plantearlo. Ya sabía lo que quería decir y, dejando a un lado la falsa modestia, creo que ha salido un acto precioso y lleno de flashes que os encantarán, por eso, hoy quiero haceros partícipes de todo ello y me gustaría que nos acompañarais.

Este es el programa:

SECUENCIA DEL ACTO


PRESENTACIÓN

- Bienvenida por parte de la Directora de la IT
- Breve video

ACTO

- Semblanzas, Flash 1. Ana Soler (Jesucristo) y Pilar Redondo (mujer)
- Semblanzas, Flash 2. Eva Velázquez. Dramatización del poema Vuestra soy, para Vos nací, de Santa Teresa de Jesús. De fondo: Belén López, soprano, canta a capella el Pange Lingua.
- Zambra Gitana. Belinda Rivera, Antonio Muñoz y Pedro Sánchez. Cantan: Los Hijos del Hambre y una Bulería. Los acompañan: Ana Picazzo, Ana Soler, Mercedes Spínola y Nieves Arias, alumnas de 5º curso de Danza Española del Conservatorio Profesional de Danza “Reina Sofía”
- Amanecer en Granada. Intervención de Viola y Violín de la Orquesta Padre Manjón.
- Danza de la Muerte a cargo de Ana Picazzo, Ana Soler y Nieves Arias con una coreografía propia premiada en Certamen Andaluz de Danza, con la pieza: Muertes de Guerra.
- Encuentros con el mundo. Grupo senegalés Roods África, percusión y el Coro de chicas brasileñas, Asa Branca, dirigidos por Mara e Inmaculada Ramos, traerán los sones de sus tierras a nuestro escenario.
- España, base del universo. El grupo de Danza intervendrá con Bolero Liso
- De vuelta a casa. Intervención de la Orquesta Padre Manjón, dirigido por María Cabello con “Intermedio de la boda de Luis Alonso”, de Gerónimo Giménez

Conducen el acto: Carolina Murcia (periodista y actriz) y Fran Valenzuela (actor)
Guión e idea original de: Eva Velázquez
Iluminación y Sonido: Marisol Espadafor y Pilar Redondo
Organiza: Institución Teresiana de Granada
Producción, Realización y Dirección: Eva Velázquez Valverde

Agradecimientos a María José Carmona, por su colaboración desinteresada.

ENTRADA LIBRE HASTA COMPLETAR AFORO

Érase una vez la educación



Rondaban los años 90 cuando, en una reunión de padres, se "informó" de que iban a ser incluidas clases de Tecnología y de Ética dentro de las aulas. Era una especie de ensayo piloto que desplazaría, ante nuestros ojos atónitos, horas de asignaturas básicas como la Lengua, la Literatura y las Matemáticas. Éstas quedarían sustituidas por las anteriores (a la postre nadie sabía, ni siquiera los docentes de tales disciplinas, lo que tenían que dar en esas asignaturas, puesto que quedaban a tenor de las directrices de cada centro. Así pues, un niño podía ver que en sus clases de  Tecnlogía se les enseñaba circuitos electricos, magnetismo, etc, mientras que otro daba manualidades, o una tercera, costura).




Había llegado la LOGSE y con ella, para arreglar los males de antaño, la destrucción educativa.

Yo no lo veía muy claro, y eso que soy maestra, pero a mí me pareció todo muy raro, intuía que "había gato encerrado" y ¡ya ves si lo había!. Yo me dije: "La universidad, hacía dos décadas que había abierto las puertas de las aulas de para en par a todos los españoles que quisiésemos estudiar, fueren de la condición social que fueren, y se les había ido de las manos. Como de costumbre, en los staff-colectivos como yo les llamo, no pensaron en el más allá, sólo quisieron arreglar, sin pensar en que para arreglar una catástrofe creaban otra aún mayor, lo que sin saber y con la buena voluntad habían creado: universidades masificadas, alumnos que debían tomar a veces los apuntes en el escalón de la misma tarima del profesor por falta de espacio… Por fin todo el mundo tenia lo que tanto habían deseado, sobre todo los padres y abuelos, ser titulados, pero hubieron demasiados y no hubo otro remedio que llevar a cabo el para algunos maldito "número clausus".

Gracias a Dios, y a algún otro, las paredes de la universidad unieron a la gente y comenzó una inserción del vulgo en la jet-society, y el proletariado se volvió su propio antónimo.

De golpe nos encontramos con un escuadrón de jefes sin soldados a los que dirigir, titulados por doquier que habían gastado fuerzas, ilusión, tiempo y dinero -a veces mucho tiempo y un dinero que no tenían- sin poder acceder a un trabajo digno de sus conocimientos y de su especialidad.

Sin embargo, mientras la sociedad vivía grandes momentos, las necesidades de encontrar "peones de a pié" aumentaba; albañiles, fontaneros, torneros, electricistas, modistas, etc, eran reclamados sin tener a nadie que respondiera para cubrir estos puestos; en las almas humildes había calado la idea de que sus hijos y ellos mismos podían ser algo más, la creencia de que esos empleos eran para "otros", no para "mí" , no para "mis niños". Y todos fuimos titulados muertos de hambre, mientras que los pocos llamados “pobres e inútiles” compraban, y lo mejor… pagaban, coches que arquitectos, ingenieros, médicos,… no podían. Volvió a crearse la alarma y los staff-colectivos se pusieron manos a la obra, se sentaron una vez más a “pensar” qué hacer con nosotros. Pasados unos años, vimos el humo blanco. La idea cumbre al fin lucía.

Al conocerla supe que llegaba el momento de la muerte lúcida y vino la trampa. Nuestros herederos serían malformados para que ellos mismos, por sí solos y sin ayuda de nadie, se arrojaran al vacío. Llegaría la permisividad, la desidia, la evaluación continua sin necesidad de tener conocimientos ni de aprobados, la disminución de contenidos, la disminución horaria docente. (yo recuerdo que tenía que clases de lunes a viernes de 9 a13,30 y de 15 a 18, todos los días, y el sábado de 9 a 14, y cuando llegábamos a casa, seguíamos haciendo deberes para el día siguiente hasta la hora de la cena, si no era más allá.

Ellos no, ellos deben asistir a clase de 9 a 14 y listo, de lunes a viernes, porque tienen que estar en casa conviviendo con su familia que es lo verdaderamente importante, cuando en su casa, los padres estaban trabajando para poder salir a flote o para llevar el ritmo que les imponía la sociedad a propios hijos, ya claro, “todos lo tienen y mis niños no van a ser menos” .

Y… ¡nada de hablar de deberes! Por dios qué aberración, ¡deberes para casa!, para eso está el horario de clase, ¡que trabajen los profesores que para eso les pagan! (que ellos tampoco saben, dicho sea de paso, cómo van a coger el toro, si por los cuernos o por el rabo, de lo dislocados que los tienen con tanta porquería educativa), porque… los niñossss… necesitan tiempoooo… para descansaaar… y relajarse, ellos necesitan la tarde libre para ir a baile, a taichí, a taekwondo, a manualidades, a informática –tienen que chatear para perder el poco vocabulario que obtienen en el cole- Y ves a los niños estresados sin saber a dónde acudir. Ni saben de geografía, ni de historia, ni de mates… y por supuesto, ni mucho menos de lengua o literatura. ¡Qué tontería, total, para qué les va a hacer falta la lengua o la literatura a esos niños! ¡Si este niño va a ser astronauta!.
Lo pienso y la sangre se me hierve. ¡Pobres renacuajos los que sueñen con ser príncipes, porque ni siquiera los dejarán ser sapos feos¡, y así ha sido.
Nos llegó la LOGSE en 1990 (Ley Orgánica General del Sistema Educativo), sustituyendo a la LGE de 1970 (Ley General de Enseñanza), estableciendo la enseñanza obligatoria hasta los 14 años con la EGB (Enseñanza General Básica), tras esa fase previa de 8 cursos, el alumno accedía al BUP (Bachillerato Unificado Polivalente) ó a FP (Formación Profesional); dicen que con ésto se reformó el sistema educativo desde la primaria hasta la universidad, adaptándolo a las necesidades de escolarización, pero la realidad era otra, era la imposición de un sistema carente de método y de sustancia, un sistema que formaba de forma sesgada, que malformaba, para que los niños no estuvieran preparados en su último ascenso hacia su futuro: La Universidad.



 
Y nos encontramos con niños carentes de ortografía, carentes de nivel de abstracción, carentes de concentración, carentes de análisis, carentes de sintetización, carentes de sentido práctico, carentes de buenas maneras, niños esponjas con ganas de aprender que acababan carentes de autoestima, carentes de todo; niños que podían pasar de curso con 7 asignaturas suspensas del año anterior… , niños a los que regañaban premiaban indiscriminadamente por todo. Niños sin norte y, lo peor de todo, sin ilusiones, sin esperanzas de ser alguien, niños que jamás podrían ver sus sueños cumplidos y lo peor del caso es que aún creen que la culpa la tienen ellos por no haber estudiado.

¡¡¡¡Ese era el gran truco!!!!.

Y volvieron las clases sociales, porque los padres no somos tontos y sabemos que lo que les den en el colegio no es lo que después les van a pedir para acceder a la universidad y hemos educado a niños con valores, con principios y con ilusiones, con ganas de ser más y mejores, y debemos prestarles ayuda (¡el que pueda, claro!). Y volvieron las clases particulares de apoyo (para aquellos que puedan permitírselo, claro), y llegaron poco a poco sin saberlo y sin querer las distancias conceptuales, educativas, de una manera fría e irremediable.

Y ahora, cada año en la Universidad veo llantos en “tíos como castillos” por una milésima que les faltó para acceder a sus sueños y veo a sus padres que, sin medios económicos, se estrechan el cinturón hasta que de asco y ansiedad echan el estómago por la boca con tal de que su niño sea alguien, eso que él siempre quiso ser desde chiquitillo, verlo hacer la carrera de su vida, aunque sea en otra ciudad o en otro país.

Y no hay derecho.

Efectivamente, la desmasificación de la Universidad, programada por la “jet-stupid-que entiende” ha dado resultado, pero con un precio demasiado alto, el de los sueños rotos, el de la injusticia, la impotencia y la desesperación, porque ya es demasiado tarde.


En 2006, sin pudor alguno, se nos metió la cama la LOE (Ley Orgánica de Enseñanza) y se permiten el lujo de decir que :

“La ley LOE establece una enseñanza obligatoria hasta la ESO (Escuela Secundaria Obligatoria), es decir,hasta tener los 16 años. Es posible, además, estudiar hasta el Bachiller y hacer unos estudios universitarios a elegir del estudiante.

Esta ley establece en su preámbulo que tiene como objetivo adecuar la regulación legal de la educación no universitaria a la realidad actual en España, conformada por:

• La educación infantil,
• Educación primaria,
• Educación secundaria obligatoria (ESO),
• Bachillerato, formación profesional, de idiomas, artísticas, deportivas, de adultos.

Bajo los siguientes principios:

Calidad de la educación para todo el alumnado,
Equidad que garantice la igualdad de oportunidades,
• Transmisión y efectividad de valores que favorezcan la libertad, responsabilidad, tolerancia, igualdad, respeto y la justicia, etc. “

Calidad, equidad, igualdad de oportunidades, libertad, responsabilidad, tolerancia, igualdad, respeto, justicia...

(¿Me permiten? Disculpen, déjenme sitio, voy a vomitar.)

Y nos queda, a rasgos generales, dividida la juventud, la buena juventud, en dos grandes bloques que expone magistralmente el juez de menores, Emilio Calatayud:



sábado, 26 de febrero de 2011

Entrevista en la COPE, sobre Marilyn no es Monroe


video

 
Entrevista realizada a Eva Velázquez, Gregorio Morales, Carolina Murcia y Fran Valenzuela sobre la actuación en el Teatro Isidoro Máiquez, el 24 de Febrero de 2011 de la obra Marilyn no es Monroe de Gregorio Morales.

Interviene como locutor:
Jorge de la Chica, periodísta y Redactor Jefe de La Cope de Granada

Granada, 20 de febrero de 2011





 

Aviso Legal.

Finalidad de la página web

Esta página web alojada en http://evavelvazquez.blogspot.com/ pretende mostrar información de interés sobre la escritora Eva María Velázquez Valverde y no supone ninguna fuente de ingresos directa ni indirecta.

Propiedad intelectual

Todos los textos e imágenes están sujetos a derechos de propiedad intelectual de sus respectivos autores. Para poder utilizarlos es necesario el consentimiento expreso previo por escrito.

Las fotografías publicadas en los apartados de La Butaca Vacía de esta web son obra de Javier Sánchez.

Privacidad y protección de datos

Los datos personales recabados en esta página web tienen como finalidad la comunicación con las personas interesadas. Se podrán ejercer los derechos de acceso, rectificación, oposición y cancelación a través del email de contacto que aparece en la web. No se enviará publicidad salvo la autorización previa y expresa de los afectados.

_________oOo__________

Copyright de Eva María Velázquez. Blog registrado.
Contacto: escriboypunto@gmail.com

__________oOo__________