sábado, 13 de abril de 2013

El olor de los recuerdos


El olor de los Recuerdos
(para ti)

Poema: Tras una sombra, de Luis Rosales.
                                                      Música: Cuando el amor se va de Roberto Carlos
                                                      Recita: Eva Velázquez

 



TRAS DE UNA SOMBRA

Luis Rosales

(Segundo Abril)



18

CUANDO LA TARDE SE ACABA
Dios sabe si para siempre
porque el tiempo es la agonía
del que vive y del que muere

cuando se queman las alas
del  arrayán en la fuente
y el musgo nace en el río,
viniste a Granada a verme.

Desguarnecida te encuentras,
Ciudad de la Buena Muerte,
sintiendo la correría
del agua que nunca duerme,

y en tu silencio se unen,
triste y casi humanamente,
la luz que del cielo vino
y el resplandor de la nieve.

Patio y hiedra, cielo y muro,
senda y ribazo que ofrece
un quiero esplendor dorado
de sol en la juncia verde.

Las hojas cantan y cantan:
Viniste a Granada a verme,
viniste cuando mis ojos
ya no pueden sostenerte.

YA ES TARDE Y EN EL JARDÍN
hay un resplandor que tiene
su descanso en la violencia
dulcísima de la muerte.

Tronco arriba van las rosas
subiendo por los cipreses
y el corazón en el pecho
se me para de repente.

Dentro del estanque, el agua
poco a poco  se oscurece,
mañana será este día
mi  costumbre ante la muerte.

Ya es tarde; la luz descansa;
el cielo y la tierra huelen
a ti y a nunca; te has ido
de mí sucesivamente

año tras año, y ahora
–lo que pasa nunca vuelve–
ya es tarde para buscarte
cuando el sol se desvanece.

HAY LUNA Y SOL EN EL CIELO,
y cuando las sombras vienen,
la ramazón del naranjo
se puebla incesantemente

con los pájaros que buscan
verde gracia y tibio albergue;
los dondiegos sienten frío,
la yerbaluisa se enciende.

–¡Tanto soñar que vendrías!
ya has venido y nadie advierte
que estoy contigo  y a solas
Dios sabe si para siempre.

Las aguas cantan y cantan:
Viniste a Granada a verme,
viniste cuando mis ojos
ya no pueden sostenerte.

Jardín del Generalife,
jardín con muertos que crecen,
y doblan como campanas
y brillan como laureles.

–No quise verla, no pude
verla ,
               contra tus paredes
bate el aire y muere un sueño
que ya murió varias veces;

jardín del  Generalife
donde tus huellas se pierden
bajo un cielo que ya nunca
tendrá el silencio que hoy tiene,

¡jardín del Generalife!
deja que el viento se lleve
este recuerdo que tengo,
este recuerdo que vuelve,

este recuerdo que nunca
tendrá  quien me lo recuerde:
mañana será este día
mi costumbre ante la muerte.

SOMBRA DE MIRADA OSCURA
bajo el amor que la enciende
como la luz dora el agua
misericordiosamente;

sombra de sol en el río
tan quieta cuando él se mueve,
sombra en el agua que pasa
misericordiosamente;

sombra de ayer en el viento,
de ayer que vuelve y no vuelve,
de ayer que se va acabando
misericordiosamente;

sombra de sueño que un día
fuiste mi vida y mi muerte;
adiós, la noche ha caído
misericordiosamente.
       _________


Tañidos del Ayer

 Poema: Tañidos del ayer, de Eva Velázquez

  Música: Tiempo Pequeño, de Bebe
Recita: Eva Velázquez Valverde



              Tañidos del ayer
                   Eva Velázquez
              (Pretérito Imperfecto)
  
                Las mismas calles que ayer
               amamos juntos, gritan hoy
               que dos  no son uno más uno.
              Tristes,  miran nuestros cuerpos
              impregnados de azahar,
               sin olor alguno;

              Y esas fuentes, que bañaron azoradas
              cada gota de mi amor, lloran hoy
              al confirmar tanto embrujo
              detenido en el ayer,
              tanto embrujo... atrapado
              en el latido de un absurdo.

             No me gusta ser mayor y mirarte,
             me envenena tanto amor enmohecido,
             todo, en vano, empuja al aire,
             y yo, mi vida contigo, al vacío

             Necesito  paz... encontrarme

            Dime...

            ¿Qué pasó con el lucero de tus ojos
            que apagaba al mismo cielo?
            ¿qué sendero de  respuestas
            tomarán  mis manos, vacías, en  su anhelo?

           ¿De qué boca beberán mis labios,
           si mis besos ya tuvieron siempre dueño?
           Dime, ¿Qué hago yo,
           con todo el amor que tengo dentro?

           ¿En dónde guardo mi ilusión,
           si no existen vitrinas en el tiempo?

          (Shssssss)
           Silencio,
           duerme el miedo. 


No hay comentarios:

Aviso Legal.

Finalidad de la página web

Esta página web alojada en http://evavelvazquez.blogspot.com/ pretende mostrar información de interés sobre la escritora Eva María Velázquez Valverde y no supone ninguna fuente de ingresos directa ni indirecta.

Propiedad intelectual

Todos los textos e imágenes están sujetos a derechos de propiedad intelectual de sus respectivos autores. Para poder utilizarlos es necesario el consentimiento expreso previo por escrito.

Las fotografías publicadas en los apartados de La Butaca Vacía de esta web son obra de Javier Sánchez.

Privacidad y protección de datos

Los datos personales recabados en esta página web tienen como finalidad la comunicación con las personas interesadas. Se podrán ejercer los derechos de acceso, rectificación, oposición y cancelación a través del email de contacto que aparece en la web. No se enviará publicidad salvo la autorización previa y expresa de los afectados.

_________oOo__________

Copyright de Eva María Velázquez. Blog registrado.
Contacto: escriboypunto@gmail.com

__________oOo__________