Luciérnagas

febrero 26, 2010 Eva María Velázquez 2 Comments



Cuenta la leyenda que una vez una serpiente empezó a perseguir a una luciérnaga. Huyó un día y ella la seguía, dos días y la seguía... Al tercer día, ya sin fuerzas, la luciérnaga paró y dijo a la serpiente:

¿Puedo hacerte tres preguntas?

No acostumbro a dar este precedente a nadie, pero como te voy a devorar, puedes preguntar – contestó la serpiente–.

- ¿Pertenezco a tu cadena alimenticia?, preguntó la luciérnaga
- No. Contestó la serpiente.
- ¿Te hice algún mal ?, dijo la luciérnaga
- No, volvió a responder la serpiente.
- Entonces, ¿por que quieres acabar conmigo?
- ¡¡¡PORQUE NO SOPORTO VERTE BRILLAR...!!!

MORALEJA ... "Solo se tiran piedras al árbol que da fruto"

En este mundo de prosa, farándula y poesía, yo quiero encontrar la boca que rime con esta mía.

Un regalito para pasar la semana...

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias Eva, por estas bocas. Y, sobre todo, por la historia de la luciérnaga y la serpiente, con su moraleja: qué verdad que es.
Enhorabuena por el blog.
Un beso
Antonio Praena

Gracias, amigo. Pues ya sabes, este blog está a tu disposición por si te apetece colaborar con obra propia o pensamientos ajenos. Un beso, Antonio.