Entradas

Mostrando entradas de abril, 2012

A la sazón de las disculpas del Monarca

Imagen
Érase una vez...

Un padre y un hijo que andaban con las labores de recogida de patatas, cerca de su casa. De repente el hijo pregunta al padre qué ha de hacer con determinado tema que le quitaba el sueño. Su padre, sin decir palabra, dejó de labrar y le dijo... Ven conmigo, y tomando al burro que tenían atado al árbol más cercano, ordenó a su hijo subir al burro. El hijo obedeció sin entender por qué su padre le hacía subir sin más contestación a su ...tema que el silencio. De esa manera cruzaron el pueblo mientras oían las críticas de quien les observaba. ¡Mira qué poca vergüenza! -decían-, un niño tan jovencico subido al burro mientras su padre tiene que ir caminando con lo cansado que está de faenar. Cuando llegaron al final del pueblo, el padre ordenó bajar del burro a su hijo y se subió él, enfilando sobre sus pasos hacia el lugar de donde provenían. Al pasar por el pueblo la gente que los observó decían: ¡No me lo puedo creer! ¡Qué poco cariño! El padre tranquilamente subido a…
Cuando era niña, no era el jugar con muñecas lo que más me gustaba, sino los puzles, los juegos de mesa y cosas así. Sin embargo, tengo que reconocer que me llamaba la atención el hecho de que a todas mis amigas les gustara estar ensalzadas con los muñecos fregándolos a todo trapo con el estropajo la carita y el culete -pobre de él si fuera realmente un niño de verdad, pensaba-. Le daban de comer, fregaban contentas lo que se suponía que era la cocinita... Yo las observaba desde lejos y hasta hubo momentos en que intenté mimetizarme y colaborar en su juego, pero nada. Las vería y me preguntaba qué había tan divertido en todo aquello, en algo tan aburrido para mí. Siempre era lo mismo, el niño llora, el niño se hace pis, cambia al niño, regáñale al niño porque se ha portado mal, pégale al niño porque se ha hecho caca, haz la comida que viene pepito y tiene que estar muy rica... ¡qué estrés, Dios mío! ¡Con lo a gusto que yo estaba tranquilamente buscando el trozo azul oscuro de mar ne…