domingo, 11 de abril de 2010

Donde nos llevó la imaginación





Hoy, al entrar en mi espacio, alguien había dejado un mensaje alusivo al autor que veis en el video, Antonio Vega, y he entrado en youtube con el fin de dejarla como música de fondo y recordar viejos tiempos mientras continuaba con la novela que estoy escibiendo; tal vez la musa me venga más productiva, pensé, pero al ver el video y comprobar la imagen que proyectaba en mi pantalla, me he detenido a contemplarla y me he venido abajo.

No es nada nuevo ni para mí ni para alguien que tenga ojos y corazón, observar en la distancia la humanidad y la ternura sempiterna de Miguel Bosé, igual que no lo son las notas armoniosas que siempre han determinado la obra y la voz de Antonio Vega, pero hoy estas imágenes, han logrado "tocarme" de lleno.

No sé si ha sido el ver los gestos inquietos de Miguel tratando de contener un llanto ahogado dentro, ante la imagen decrépita de su buen amigo Antonio; el oír una canción que siempre he considerado especial y que me trae bonitos recuerdos de personas que ahora están muy lejos; o ha sido el recordar que no somos nadie, que a medida que pasa el tiempo, la salud se nos va poquito a poco y la enfermedad nos viniendo por añadidura como un huésped incómodo que se instala en casa sin avisar y sin pedir permiso, ajeno a nuestros gustos, nuestros planes, proyectos, a nuestros propósitos, para eternizarse dentro. Un añadido al que tenemos que acostumbrarnos y con el que debemos compartir deseos.

Sin embargo, hoy, las imágenes de este video me han dejado patente de que otras veces ese huésped no viene para compartir casa, sino para quitárnosla y echarnos de ella (entre la salud y la enfermedad no hay más que un sólo instante) y lo peor es que no le puedes recordar que la casa es tuya, que la llevas pagando y cuidando desde siempre, desde que tienes razón para recordar, desde que tienes sentido y sentimiento de que aquello es tuyo y que quieres conservarlo; que sigues queriendo conservarlo y que quieres hacerlo sin más inquilinos que los que tú elijas, aunque sólo sea en régimen de usufructo vitalicio. Y lo peor es que este maldito okupa además se olvida de que a aquella casa le falta mucha gente aún por habitarla, gente que está esperando porque te quiere y los quieres, y que están, estais, estamos, esperando el momento justo para entrar en ella; que aún a esa casa le faltal muchos abrazos, muchos aromas, y una piel que será única entre las sábanas, mis sábanas que serán suyas para siempre porque existen aún muchos deseos e ilusiones que compartir... muchos besos y una boca aún que besar, que seguir besando el resto de tu vida, una vida entera hasta que te mueras, hasta que me muera, hasta que me muera.
Pero a veces esa vida que esperamos no llega y la enfermedad, impune, nos va minando sin remedio, hasta llegar a consumirnos en una espera inútil, sin medida y sin esperanza.

Hoy, al comprobar en la imagen de un ídolo, Antonio Vega -hombre, voz y magia-, a un hombre hecho trizas, he recordado que la vida se olvida de nosotros, se mofa y nos escupe a la cara, al corazón, y nos desgasta sin pudor y sin remedio cuando a ella le viene en gana, hasta arrojarnos a un abismo en el que nadie nos espera, porque si hay algo de lo que estoy segura es que, al igual que venimos y nos vamos solos, también sé que bastan dos generaciones para que nadie recuerde que hubo un día en que nosotros vivíamos la casa que otros habitan y que hubo un corazón que quiso seguir vivo y que no le dejaron latir.

Mi recuerdo hoy es para ti, Antonio. RIP.
Gracias por dejarnos tanta vida en tus canciones.
________________________________oOo___________

EL SITIO DE MI RECREO

Donde nos llevó la imaginación
donde con los ojos cerrados
se divisan infinitos campos

Donde se creó Ia primera luz
germinó la semilla del cielo azul
volveré a ese lugar donde nací

De sol, espiga y deseo
son sus manos en mi pelo
De nieve, huracán y abismos
el sitio de mi recreo

Viento que en su murmullo parece hablar
mueve el mundo y con gracia le ves bailar
y con él el escenario de mi hogar.

Mar bandeja de plata, mar infernal
es un temperamento natural
poco o nada cuesta ser uno más.

De sol, espiga y deseo
son sus manos en mi pelo
De nieve huracán y abismos
el sitio de mi recreo,

Silencio, brisa y cordura
dan aliento a mi locura
Hay nieve, hay fuego, hay deseos
allí donde me recreo


__________oOo__________

No hay comentarios:

Aviso Legal.

Finalidad de la página web

Esta página web alojada en http://evavelvazquez.blogspot.com/ pretende mostrar información de interés sobre la escritora Eva María Velázquez Valverde y no supone ninguna fuente de ingresos directa ni indirecta.

Propiedad intelectual

Todos los textos e imágenes están sujetos a derechos de propiedad intelectual de sus respectivos autores. Para poder utilizarlos es necesario el consentimiento expreso previo por escrito.

Las fotografías publicadas en los apartados de La Butaca Vacía de esta web son obra de Javier Sánchez.

Privacidad y protección de datos

Los datos personales recabados en esta página web tienen como finalidad la comunicación con las personas interesadas. Se podrán ejercer los derechos de acceso, rectificación, oposición y cancelación a través del email de contacto que aparece en la web. No se enviará publicidad salvo la autorización previa y expresa de los afectados.

_________oOo__________

Copyright de Eva María Velázquez. Blog registrado.
Contacto: escriboypunto@gmail.com

__________oOo__________