La Reja

octubre 25, 2011 Eva María Velázquez 0 Comments


     
      Hubo una vez un niño que tenía muy mal genio. Su padre le regaló una caja de clavos y le dijo que cada vez que perdiera el control tenía que clavar un clavo en la parte trasera de la reja.

      El primer día el niño había clavado 37 clavos, acabó totalmente agotado.

      Durante las próximas semanas, como había aprendido a controlar su rabia, la cantidad de clavos comenzó a desminuir diariamente. Descubrió que eras más fácil controlar su temperamento que clavar los clavos en la reja.

       Finalmente llegó el día en que el niño no perdió los estribos. Se Lo contó a su padre y éste le sugirió que por cada día que pudiera controlarse sacara un clavo.

       Los días transcurrieron y el niño finalmente le pudo contar a su padre que había sacado todos los clavos. El padre, al oírlo, tomó a su hijo de la mano, lo llevó hasta la reja y le dijo: "Haz hecho bien, hijo mio, pero mira los hoyos en la reja. La reja nunca volverá a ser la misma. Cuando dices cosas con rabia, dejan una cicatriz igual que ésta. Le puedes clavar un cuchillo a un hombre y luego sacárselo. Pero no importa cuántas veces le pidas perdón, la herida siempre seguirá ahí". Una herida verbal es tan dañina como una física.
Recuerda que los amigos son joyas muy escasas. Te hacen reir y alentarte para que progreses; te prestan un oído, comparten palabras de aprecio y siempre quieren abrirnos su corazón.


PERDÓNAME, POR FAVOR, SI ALGUNA VEZ HE DEJADO UN "AGUJERO" EN TU REJA






0 comentarios: