A la sazón de las disculpas del Monarca

Érase una vez...

Un padre y un hijo que andaban con las labores de recogida de patatas, cerca de su casa. De repente el hijo pregunta al padre qué ha de hacer con determinado tema que le quitaba el sueño. Su padre, sin decir palabra, dejó de labrar y le dijo... Ven conmigo, y tomando al burro que tenían atado al árbol más cercano, ordenó a su hijo subir al burro. El hijo obedeció sin entender por qué su padre le hacía subir sin más contestación a su ...tema que el silencio. De esa manera cruzaron el pueblo mientras oían las críticas de quien les observaba. ¡Mira qué poca vergüenza! -decían-, un niño tan jovencico subido al burro mientras su padre tiene que ir caminando con lo cansado que está de faenar. Cuando llegaron al final del pueblo, el padre ordenó bajar del burro a su hijo y se subió él, enfilando sobre sus pasos hacia el lugar de donde provenían. Al pasar por el pueblo la gente que los observó decían: ¡No me lo puedo creer! ¡Qué poco cariño! El padre tranquilamente subido al burro mientras el pobre niño tiene que ir a pié. Entonces, dijo a su hijo: ¡Súbete conmigo al burro!. El hijo, cada vez más atónito, subió sin rechistar y sin entender qué estaba haciendo su padre, pues volvía a encaminar el burro de nuevo hacia la otra punta del pueblo. Al pasar por el centro del mismo, los amantes de los animales indignados comentaban: ¡Qué poca caridad! ¡Con lo jóvenes que están el padre y el hijo y con lo gordos que están, los dos subidos al burro! ¡Esto es inadmisible! ¡Pobre burro!. Llegado al término de las viviendas, vuelve a ordenar a su hijo: ¡Bájate!, a lo que el hijo obedece al instante mientras el padre hace lo mismo y toma al burro de las bridas. Ponte a este otro lado del burro -dijo-, y cógelo tú también de las bridas. De esa forma regresan a casa, al punto de partida inicial. Al pasar por cuarta vez por el pueblo la gente cuchicheaba y se reía: ¡Mira esos dos tontos! jajaja. Los dos a pié y el burro solo. jajaja. Cuando llegaron a su casa el padre se sentó junto al hijo y le dijo: Me preguntabas qué hacer con lo que te preocupa, pues bien, mi contestación es clara: actúa según tu criterio y tu índice de prioridades y valores, sin hacer daño a los demás, pero como tú creas que debes hacerlo, porque hagas lo que hagas... vas a ser criticado.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Protocolo de la entrega de llaves del Reino de Granada, marcado por Aixa

José Moreno Arenas, obra y talante

CONCURSO DE CUENTOS ESCRITOS POR NIÑOS

QUERIDA LOCA. Juana de Castilla: Entre el Corazón y la Razón, en LA NOCHE EN BLANCO DE GRANADA

Marilyn no es Monroe, de Gregorio Morales

"Cartas del Tercer día"

Contra el Cáncer de Mama

29 abril 2013, lunes

Agradecimientos por Marilyn no es Monroe